martes, 20 de octubre de 2009

Lasaña de verduras y requesón

La semana pasada estuve ayudando a mi amiga Begoña a buscar una receta de lasaña de veduras para una cena de celebración que tenía con su familia.
Después de darle un amplio surtido de recetas ubicadas en la web, se decantó por esta. Por lo que me contó, el resultado fue muy bueno.

Mis felicitaciones amiga Begoña.

Receta y foto extraídas de la web "Consumer Eroski"


I N G R E D I E N T E S :
.- 2 láminas de lasaña
.- 2 zanahorias
.- 1 cebolla
.- 1 calabacín
.- 1 puerro
.- 100 g de espinacas frescas o congeladas
.- perejil
.- sal
.- 1 decilitro de aceite de oliva
.- 8 cucharadas de salsa de tomate
.- 100 g de requesón
.- 2 vasos de leche
.- 2 cucharadas de mantequilla
.- 3 cucharadas de harina
.- 1 pizca de nuez moscada

E L A B O R A C I Ó N :
Cocemos las placas en agua hirviendo, aceite y sal.
Una vez cocidas las escurrimos, pasamos por agua fría y secamos con un paño de cocina.
Las reservamos untándolas ligeramente con aceite de oliva.
Pelamos las zanahorias y las troceamos en tiras finas junto con el puerro, la cebolla y el calabacín.
Por otra parte cocemos las espinacas en agua hirviendo con una pizca de sal.
Una vez cocidas, las escurrimos y troceamos con un cuchillo hasta formar casi un puré y reservamos.
Salteamos las verduras todas juntas en una cazuela con un poco de aceite y sal hasta que se cocinen ligeramente y reservamos.
Para elaborar la bechamel, colocamos en un cazo la mantequilla y cuando se deshace añadimos la harina y dejamos que se fría en la mantequilla.
En ese momento añadimos la leche y dejamos que se cocine a fuego suave sin dejar de remover hasta que espese.
La mitad de la salsa bechamel la juntamos poco a poco con las espinacas cocidas, escurridas y troceadas y calentamos en el fuego hasta formar una crema consistente.
Ponemos a punto de sal.
Montamos las lasañas intercalando la crema de espinacas, placa de lasaña y verduras salteadas.
Terminamos colocando sobre la última capa unas verduras salteadas, y la salsa bechamel con el requesón derretido dentro de ella.
Espolvoreamos con un poco de perejil o de cebollino y servimos caliente.
Si queremos dar un poco más de colorido a este plato y si nos sobra bechamel, la mezclamos con una cucharada de salsa de tomate hasta conseguir una salsa llamada "salsa aurora" que tiene un ligero color rosáceo.